Por: EDGAR HEREDIA

Uno de los principales objetivos de las misiones de observadores electorales en  los comicios presidenciales en un  País, Estado o Nación, es garantizar la diafanidad del proceso electoral, garantizar el debido proceso democrático y que el derecho al sufragio de todo ciudadano no sea vulnerado por los actores políticos y las entidad responsables de organizar todo el proceso y entre otras cosas, además de brindar orientaciones y recomendaciones,  velar para que los partidos no incentiven   la compra de conciencia de la población votante.

En la República Dominicana, la Junta Central Electoral  (JCE), tras varias suspensión y posposición de las elecciones,  primero municipales, en febrero de este año,  que fueron movidas para el 15 de marzo y posteriormente las elecciones presidenciales y congresuales de mayo que fueron fijadas para el día 5 del mes de julio a raíz de la crisis sanitarias  que vive el país producida por el COVID-19.

La cuestión es, contaremos con observadores internaciones en las elecciones del cinco de julio?

Recientemente, Unión Europea informó  al Ministerio de Relaciones Exteriores Dominicano  que  no enviará misión de observadores a República Dominicana para las elecciones  próximas,  alegando el tema de la pandemia del coronavirus.

Según la entidad internacional, no será posible desplegar  su  misión electoral de expertos, señala en un comunicado a las autoridades diplomáticas dominicanas.

 Para Julio Cesar Castaño Guzman y todo el pleno de la JCE, sería  un duro  golpe, que los demás organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) y  la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE), también rechacen enviar  sus misiones de observadores para estas elecciones ante los grandes cuestionamientos  departe de la sociedad civil de la reputación y credibilidad de la Junta Central Electoral.

De ser a si, será un desafío paras las autoridades electorales dominicanas y mi recomendación seria que desde ahora vallan organizando comisiones independientes  de la sociedad civil, el empresariado, las universidades y voluntarios de las iglesias  Católicas y Protestantes, para que puedan salir con la frente en alto ante la sociedad si estos organismos deciden no participar en calidad de observadores en las elecciones presidenciales y congresuales de este 5 de julio del presente año 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code