Por: Dra. Marlenin Fernández-Nutrición, Dietética y Dietoterapia/@dramarleninfernandez

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo y que puede generar complicaciones importantes como ceguera, disfunción renal, enfermedad cardíaca y otras afecciones graves, si no se controla correctamente.

Antes de que se instaure la diabetes, hay un período en el que los niveles de azúcar en la sangre son altos, pero no lo suficiente como para diagnosticar la enfermedad. Esto se conoce como prediabetes y la ADA (Asociación Americana de Diabetes por sus siglas en inglés) estima que hasta 70% de las personas con esta entidad avanzan hasta desarrollar diabetes tipo 2.

Afortunadamente, esto puede evitarse. Para ello, a continuación se recomiendan varias medidas que puedes tomar:

Escoge bien los hidratos de carbono (carbohidratos) de tu dieta y cuida el tamaño de tus porciones.
Comer alimentos ricos en azúcar (dulces, helados, repostería, comida rápida) y carbohidratos refinados como el pan, la harina, la pasta y el arroz blanco, aumenta los niveles de azúcar en la sangre y de insulina, lo que puede conducir a la diabetes con el tiempo. Evitar estos alimentos te puede ayudar a reducir el riesgo.

En cambio, ingerir carbohidratos complejos tales como guisantes, habichuelas, arroz, pasta y pan integral, así como hortalizas, alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales; puede aumentar la saciedad y promover una pérdida de peso saludable.

Que el agua sea tu bebida principal. La bebida más natural que puedes consumir es el agua.
Preferir el agua la mayor parte del tiempo te ayuda a evitar bebidas con alto contenido de azúcar, conservantes y otros ingredientes cuestionables como las gaseosas y los refrescos que se han relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

Optimiza tus niveles de vitamina D en sangre.
La vitamina D es importante para el control del azúcar en la sangre. Las buenas fuentes alimenticias de vitamina D incluyen pescados grasos y huevos. Además, la exposición al sol puede aumentar los niveles de vitamina D.

Muévete.
Si quieres prevenir la diabetes, es importante que consigas hacer alguna actividad física durante el día, esto puede ser tan simple como pararse del escritorio cada 2 horas y caminar durante unos 6 a 8 minutos o subir y bajar escaleras 2 o 3 veces por día. ¡El mejor ejercicio es el que se hace!

Deja de fumar
El tabaquismo está fuertemente vinculado con el riesgo de diabetes, especialmente en fumadores excesivos. Dejar de fumar ha demostrado reducir el riesgo con el tiempo.

En conclusión, aunque no lo creas, tienes control sobre muchos de los factores que influyen en el desarrollo de la diabetes como enfermedad. Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a sodonuclim@gmail.com y nos puedes encontrar en @sodonuclim.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here