SANTO DOMINGO.- Además de garantizar la salud y el distanciamiento social de los más de 2 millones de estudiantes del sector público en el año escolar, previsto para iniciar una semana después de que se instalen las nuevas autoridades, en medio del COVID -19, el Ministerio de Educación tiene importantes retos para eficientizar el sistema educativo.

Para Jacqueline Malagón, ex ministra y actual asesora del MINERD, sea que aumenten los contagiados o las defunciones y se tengan que tomar otras medidas para contener el avance del virus y evitar se afecten lo menos posible la salud de los niños y jóvenes, disminuyendo todos los riesgos posibles, se requiere en el ámbito de la logística, asegurarse de que las escuelas tengan agua, se les dote de jabón, gel antibacterial, alcohol, mascarillas, que los sanitarios funcionen y la higienización se haga permanente.

Igual se necesita que los profesores sean entrenados en cómo detectar un niño con posibles síntomas, qué pasos dar de inmediato, y en el orden de herramientas para trabajar en una modalidad híbrida (semi-presencial/virtual), tienen que asegurarse de que todos los maestros, los directores, coordinadores y estudiantes, cuenten con dispositivos electrónicos, conectividad y electricidad en la escuela, y que sepan manejarlos y que de alguna manera se pueda llevar el currículo a una plataforma.

Para Rafael Santos, ex presidente de la Asociación Dominicana de Profesores, y actual secretario de Educación del Partido Revolucionario Moderno, en lo inmediato está el desafío de implementar las clases semi presenciales y virtuales, ante la deficiencia de aulas para mantener la distancia, como además garantizar una plataforma de conexión de Internet al sistema educativo.

Como parte de los retos que tiene el sistema por delante, Sigfrido Cabral, quien fue dos veces presidente de la ADP, además de mejorar de la calidad de la formación docente y aplicar la seguridad social a su favor, está el impulsar la modalidad de liceos politécnicos que permitan potencializar la economía del país.

“Recomiendo como expresé anteriormente, la modalidad híbrida porque al tener que colocar los estudiantes, no importa la edad, a no menos de 1.5 metros de distancia a su alrededor, el número de estudiantes por cursos se reduce”, refirió Malagón tras favorecer la alternación de los horarios en días y que, para completar la presencialidad con la virtualidad, se contraten profesores con cierto nivel de especialidad.

De esa forma también se daría el seguimiento, monitoreo o supervisión a los estudiantes que les tocará estar en sus casas y seguir sus estudios a través de la virtualidad, equipados con todo lo que esto exige.

Dinámica

“Por supuesto, podría identificarse un ratio de un profesor por 5, 6 o 7 niños que estarían a cargo de esas labores y pasarían el día supervisando las tareas que el estudiante debe hacer para no atrasarse, ni dejar de aprender, ni distraerse en cosas de la casa o del juego. Los padres se supone que estarán trabajando por lo que la presencia de ese maestro que podemos llamar Tutor, es indispensable”, detalló la ex ministra.

Adelanto que esto implica voluntades entre los ejecutivos salientes y los entrantes al Ministerio, ya que no se debe esperar hasta el 17 de agosto para iniciar estos aprestos que aseguran que se podrá iniciar por lo menos en septiembre, pero que no necesariamente garantizan un año «normal» o un año de «aprendizajes» satisfactorios o aceptables. Idealmente, cuando hablo del concierto de voluntades, me refiero que ambos grupos nombren comisiones que acuerden los arreglos más pertinentes que se pueden hacer en el menor tiempo posible entre las personas claves que ambos partidos designen.

Deserción

Para Sigfrido Cabral, el principal reto de las nuevas autoridades de educación debe ser la mejorar y montar un sistema de calidad para cada escuela.

Igual “sembrar el país de liceos politécnicos, para convertir la República Dominicana en una potencia económica y como una forma de evitar que más del 50 por ciento de los estudiantes que entran al bachillerato deserten de las escuelas.

Con esa medida se evita la migración del campo a la ciudad y así cada provincia desarrollaría su fuerza productiva se perfeccionaría en sus distintos renglones e impulsaría muchas áreas como la pescadería, veterinaria, agricultura, aspectos concebidos en el Plan Decenal.

“Algo importante es que se aplique la seguridad social de los maestros, y también que debe haber una mayor regulación de la educación superior”, dijo el educador que trabaja actualmente en un proyecto Economía Social y Solidaria.

ALGO MAS

Jacqueline Malagón propone que autoridades salientes y entrantes nombren comisiones que acuerden los arreglos más pertinentes que se pueden hacer en el menor tiempo posible para coordinar acciones con miras al nuevo ano escolar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code